Trabajamos con marcas líderes para ofrecerte siempre lo mejor.

Dosivac es una empresa en constante desarrollo de productos y servicios, una historia de permanente innovación.
Dosivac comenzó como un emprendimiento familiar y hoy compite en el mercado nacional e internacional.

Hacia el año 1980, se delineaban los comienzos de una empresa que anhelaba destacarse en la fabricación de bombas de dosificación y vacío; buscando la mejora continúa desde los primeros pasos, bajo la consigna de “Excelencia técnica y comercial”.

En 1982 Dosivac se instalaba en un local alquilado, con tan sólo las principales maquinarias necesarias para el trabajo y nacían una bomba de vacío y una bomba de dosificación nuevas, que comenzaban a sumergirse en el mercado local.

Al determinar que este anhelo debía convertirse en realidad, se inició la búsqueda de un espacio físico y una condición legal, surgiendo así, una SRL (bajo la denominación de DOSIVAC) que daba inicio a los primeros modelos con diseño y fabricación propia bajo la marca de la compañía.

Un emprendimiento familiar surgía para convertirse en la actual reconocida empresa con tecnología de punta y operaciones comerciales continentales.

Corriendo los años 1985/1986, Dosivac se fusionaba con un taller que disponía de un espacio más amplio, maquinarias adicionales, y personal contratado.

Dosivac empezaba a crecer notoriamente, y se hacía ver a nivel nacional a través de los primeros distribuidores que se ubicaban en algunas de las principales provincias.

Ya con nuevas expectativas enfocadas ahora en un mercado en el exterior, la empresa visualizaba sus próximos pasos por el camino de la exportación, y comienza a transitar a pasos agigantados.

Con el constante deseo de seguir avanzando, la tecnificación era una herramienta imprescindible. Por lo cual, ya por los años `90 comienza la incorporación de personal profesional y se compran las primeras máquinas CNC.

En poco tiempo la empresa ya contaba con Estados Unidos como país de América con representación de la marca Dosivac, y poco después surgían los negocios, del mismo modo, con Italia, como representante en Europa.

La fabricación de una línea específicamente dedicada al servicio de la refrigeración, una bomba de vacío especial: la línea DVR, posicionaba esta compañía en una escala mayor en el mercado, siendo hasta el día de hoy, el único fabricante de bombas de vacío de este tipo, en toda Sudamérica.

Finalmente, en 2000, la empresa se situaba en el predio donde se encuentra actualmente, al levantar una Planta Propia.

Y, a pesar de las diversas crisis que venía enfrentando la Argentina, la compañía siguió apostando e invirtiendo en el país, gracias a una gerencia convencida de la importancia de avanzar y no retroceder.

Sin perder de vista de las primeras premisas de brindar lo mejor en todos los ámbitos, se certificaba el sistema de Calidad bajo la norma ISO9001.

Hace apenas dos años, la empresa vuelve a encontrarse en un punto de desarrollo superior, que le exige nuevamente ampliar el espacio físico, ampliando la planta, agregando maquinarias y seguir creciendo.

A poco más 30 años de esos primeros pasos llenos de deseos y esperanzas, Dosivac sigue proyectando un futuro donde la excelencia ya no es un objetivo sino una necesidad para continuar con su trabajo.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Compresor Eléctrico 12v y 24v.